cover

Fueron abandonados cuando eran aún unos bebés indefensos que necesitaban a su mamá. Con muchos mimos y cuidados en su casa de acogida, han ido creciendo sanos y fuertes y ahora están listos para ir con nuevas familias.

Alex, el machito gris, es más nervioso e independiente.

Evan, el machito blanco/atigrado, es más tranquilo y con bastante apego por los humanos.

Juntos hacen un equipo perfectamente equilibrado 😺💕😺, aunque también pueden ser adoptados por separado.

Ir arriba