Se llama FERO, su dueña se está apagando en una cama.

No tiene familia que le acoja ni se haga cargo de él cuando ella falte.

Son 5 años en un hogar, es tranquilo y cariñoso, su dueña no quiere irse sin saber que le deja a salvo.

Ir arriba